Enfermedad pulmonar obstructiva Crónica

EPOC

Esta enfermedad tan frecuente e invalidante, es poco conocida por la población, y es la consecuencia directa del consumo de Tabaco.

Se caracteriza por anormalidades en los flujos espiratorios (es decir la salida del aire de los pulmones) que no se modifican durante un periodo de varios meses.

Esta enfermedad se manifiesta por tos y expectoración persistente por largos periodos de tiempo (la llamada por la gente tos del fumador) y posteriormente luego de años aparece disnea (falta de aire) y obstrucción bronquial (silbidos en el pecho).

Es importante recordar que la limitación al flujo aéreo en los comienzos de la enfermedad puede cursar asintomática, lo que le hace creer al paciente que no tiene enfermedad y puede seguir fumando.

Es una enfermedad progresiva e irreversible, que sucede luego de fumar por muchos años, en relación con la cantidad de cigarrillos fumados y los años de fumar. En los que fuman 20 cigarrillos al día por más de 20 a 30 años la posibilidad de tener EPOC es del 20 al 40 %, dependiendo a demás de factores individuales (genéticos), otros contaminantes y alergia asociada.

Recordemos que en nuestro país el porcentaje de Fumadores en la población adulta es del 40%, por lo que la cifra de pacientes potenciales de padecer EPOC es muy alta (3.000.000)

La EPOC comprende las fases evolutivas de dos enfermedades respiratorias, el ENFISEMA y la BRONQUITIS CRONICA .

El Enfisema pulmonar es definido como una alteración anatómica caracterizada por el agrandamiento anormal y permanente de los espacios aéreos respiratorios asociado a destrucción de las paredes alveolares sin fibrosis obvia.

El diagnóstico de Bronquitis crónica es formulado en términos clínicos por la presencia de tos y expectoración crónica y recurrente excluyéndose enfermedades con etiología propia o patología específica que causen igual sintomatología (Enfermedad fibroquística, obstrucción de vías aéreas superiores, bronquiectasias, bronquiolitis, etc). Convencionalmente se ha aceptado definir esta enfermedad cuando la presencia de tos y expectoración se extiende a la mayor parte de los días durante al menos tres meses al año por dos años consecutivos.

En síntesis, el cuadro de obstrucción permanente al flujo aéreo, desde su comienzo asintomático hasta el cuadro de disnea invalidante que caracteriza al periodo más avanzado de la EPOC, puede originarse en una o más de las afecciones definidas previamente las cuales con cierta frecuencia coexisten entre sí.

La EPOC es la 4 ta causa de muerte luego de las enfermedades cardiacas, cáncer y enfermedad cerebrovascular.

Lo más importante en esta enfermedad sería realizar la prevención primaria, es decir no fumar para no padecerla, o dejar de fumar en los que ya lo están haciendo. El diagnóstico de la enfermedad se puede realizar incluso antes de tener síntomas importantes por medio de la Espirometría (medición de volúmenes pulmonares). En este punto es importante recordar que el tabaco además de esta enfermedad es el responsable de enfermedades cardiovasculares y Cáncer.

El Tratamiento de esta enfermedad incluye la suspensión del tabaquismo, buena nutrición y actividad física (Rehabilitación Respiratoria), y medicación broncodilatadora. En los casos que la enfermedad progresa lleva a la insuficiencia respiratoria que requiere el uso de oxígeno domiciliario por más de 15 hs diaria, e incluso en casos seleccionados se puede realizar transplante pulmonar

Asma

Asma Bronquial

El Asma bronquial es una enfermedad caracterizada por una respuesta aumentada de los bronquios a diversos estímulos, que se manifiesta por la obstrucción generalizada de las vías respiratorias, que se resuelve espontáneamente o por el tratamiento.

Básicamente se trata de una enfermedad episódica, con silbidos o cerrazón de pecho, que pueden tener una época del año donde se incrementan, o sea que se alternan periodos de exacerbación con otros libres de síntomas.

Existe un factor genético que predispone a esta enfermedad, por lo tanto tiene más probabilidad de padecer asma cuando los padres y abuelos tienen la enfermedad.

El asma bronquial es una enfermedad frecuente, puede llegar hasta el 15% en la infancia y 5% en la edad adulta. Constituye del 30 al 40% de los pacientes que concurren a un consultorio de Neumonología.

Muchos de los niños que padecen Asma, se curan o mejoran sus síntomas al llegar a la adolescencia (hasta un 80-90%)

Asma no es sinónimo de alergia, lo que sucede es que un número importante de pacientes asmáticos, sobre todo los niños, tienen como desencadenante de las crisis la exposición a alergenos.

Los desencadenantes de las crisis pueden ser variados: alergenos (sobre todo ácaros, polvo de casa, pelos de animales, polínicos), emociones, ejercicio físico, medicamentos (aspirina, beta bloqueantes), irritantes inhalados ( insecticidas, tabaco).

Es importante reconocer al asma Bronquial como una enfermedad crónica, y no tratarla solo en el episodio agudo, ya que queda un proceso inflamatorio en los bronquios que predispone a nuevas crisis.

Las bases del tratamiento consisten en identificar a los desencadenantes y evitarlos, usar medicamentos controladores (antinflamatorios) y remedios broncodilatadores para mejorar el broncoespasmo. Estos últimos se prefiere su uso por vía inhalatoria.

La evaluación y seguimiento del paciente asmático debe ser realizada con controles periódicos a su médico, y medición de la función pulmonar (flujo Pico y espirometría).

Es muy importante que quién padece o ha padecido esta enfermedad, evite la exposición a tabaco y contaminantes ambientales, alergenos conocidos como desencadenantes y realice ejercicios físicos en forma regular

Vacunas antineumocócica y anti gripal

Vacuna anti-neumocóccica

  1. Mayores de 65 años, inmunocompetentes.

Los vacunados hace más de 5 años, sólo si tenían menos de 65 en ese momento, deben

ser revacunados. Este grupo no requiere revacunación.

  1. Menores de 65 con riesgo de enfermedad neumocóccica o sus complicaciones (enfermedad cardiovascular crónica, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad crónica hepática, enfermedad renal crónica, diabetes, alcoholismo y fístula de LCR). Este grupo no se requiere revacunación.
  2. Asplenia (falta del bazo) funcional o anatómica.

Este grupo requiere revacunación a los 5 años

  1. Pacientes inmunocomprometidos.

Este grupo requiere revacunación a los 5 años

Vacuna anti-gripal

  1. Mayores de 65 años
  2. Residentes de geriátricos e instituciones similares que albergan personas de cualquier edad con enfermedades crónicas.
  3. Adultos y niños con enfermedad cardiovascular o pulmonar incluyendo asma.
  4. Adultos y niños con enfermedades crónicas metabólicas, disfunción renal, hemoglobinopatías e inmunosupresión.
  5. Niños y adolescentes bajo tratamiento prolongado con aspirina (riesgo de síndrome de Reye post influenza).
  6. Mujeres que estarán en su segundo trimestre de embarazo durante la temporada de influenza.
  7. Personal de salud y convivientes de personas con riesgo (médicos, enfermeras, empleados de hospital o geriátrico en contacto con pacientes, personal de internación domiciliaria, grupo familiar)